Acacia

Conocido también como el ‘árbol de la goma arábiga’. Es un género de árboles que pertenecen a la familia Fanaceae. Estos son espinosos, su tronco es ancho y robusto; sus hojas son pulvinuladas; su florecimiento está compuesto por numeroso estambre libre entre sí y con filamentos muy largos. Su fruto es de semilla desarrollada y carnosa. Este suele llegar a medir hasta los 3 metros de altura y vivir más de 300 años.

Entre los antiguo, esta planta es maravillosa por tener propiedades curativas y ser de suma eficacia para ahuyentar la mala suerte. Pero también se empleaba para las construcciones de embarcaciones, estatuas y muebles.

acacia

Usos del Árbol Acacia

La acacia posee grandes propiedades medicinales que se han empleado desde la antigüedad para el tratamiento sobre la inflamación de los ojos, ocasionado por el polvo el cual era muy común entre lo campesino y viajeros que realizaban trabajos a la intemperie, se utilizaba frecuentemente las semillas de la acacia para colocarla directamente sobre los ojos en el área que estaba inflamada.

Otra de las propiedades de esta planta es que se forma como una capa protectora ya que puede servir como calmante para las infecciones en la vía respiratoria, digestiva y urinaria; en las últimas dos condiciones es destacable por su capacidad de astringente natural.

Cuando la planta es combinada con el azúcar, es empleada como un tratamiento para la tifoidea aunque usualmente esta se disuelve en agua para obtener una sustancia viscosa, el cual es el medicamento natura en sí. Para ello se prepara el jarabe mezclándolo con una parte del mucilago del arbusto con tres cucharadas de azúcar o miel, esto se debe de consumir 3 o 4 veces al día, dependiendo de la condición inflamatoria que se vaya a tata.

Lo favorecedor de las propiedades astringentes de la acacia es que son muy efectivas para atender los casos de infecciones o inflamaciones de las conjuntivas oculares, siendo así que es uno de los remedios naturales más frecuentes a utilizar en el tratamiento de los casos de conjuntivitis, que es muy común en los pequeños.

Por otro lado, también es recomendable para aquellas personas que sufren de anemia ya que estimula el apetito. Para ello se debe de preparar una infusión con un poco de jugo de limón, hervirlo durante 5 minutos aproximadamente y beberlo en ayunas. Con esta infusión también se puede utilizar para tratar la gripe y catarros; además de usarlo para la piel reseca, con un poco de algodón aplica la infusión de acacia para limpiar o remover el maquillaje.

Como se mencionó al inicio del artículo, la corteza de la acacia aún sigue siendo utilizada para fabricar telas y cuerdas para las embarcaciones. Además las especies como la dealbata y mimosa plateada son cultivadas en jardines como plantas ornamentales ya que su apariencia es estéticamente agradable por lo que es de uso decorativo.

En el caso de la acacia mangium es usada para regenerar los suelos en alto grado de desgaste o erosión ya que actúa como fijadora de nitrógeno y fosforo permitiendo que estos suelos recuperen su estado natural.